Publicado en Automóviles

Citroën C6 2.7 HDi V6 208cv

Citroen C6

¿Es un barco? ¿Es un avión? ¿Es superman? No, es un Citroën C6. Y yo hoy he tenido el privilegio de poder sentir su grandeza en mis manos. A simple vista se nota que no es un coche cualquiera, la gente se le queda mirando, ha nacido para ser observado. Tiene una carrocería rompedora con el cristal trasero cóncavo y 4.91 metros de largo como detalles más destacados, sin olvidar el alerón retractil dependiendo de la velocidad. Pero si te detienes a mirar su interior terminas de enamorarte: cuero, madera, amplitud… Digno de ser el coche de un gran gobernante, aunque hoy ha tenido que conformarse conmigo.

Citroen C6

Al abrir la puerta ya sientes que estás ante un gran coche. El cristal no tiene marco así que se baja un poco al abrirla y se vuelve a subir al cerrarla. Te sientas y notas el concepto de comodidad recorriendo todo tu cuerpo. Es precioso. La madera de la un toque de distinción sólo a la altura de grandes marcas. Ciertos elementos, sin embargo, se pegan con tanto lujo, aunque tampoco le restan espectacularidad.

Citroen C6

Entonces es cuando llega la hora de poner en marcha esta belleza. Su motor bi-turbo con 208cv y 6 cilindros en V se enciende con ganas de marcha. Aunque poca se le puede dar. Tengamos en cuenta que es un motor diesel, con caja de cambios automática de 6 velocidades y casi 2 toneladas de peso. Si le pisas sale, claro que sale, pero no es un tiro. Y además no hace falta que lo sea. Este coche está pensado para hacer viajes en los que te comes los kilómetros sin darte cuenta y con una comodidad sublime.

Citroen C6 motor

La conducción se hace tan placentera como suave. No tienes sobresaltos de ningún tipo. La suspensión hidroneumática consigue absorver cualquier desperfecto de la carretera. Incluso los infernales badenes se pasan con suavidad. Pero claro, eso le resta deportividad, no se puede tener todo. Aunque como ya he dicho, este coche no está pensado para correr. El cambio me ha gustado muchísimo. Es el mejor automático que he conducido. Con la directa sube con una suavidad destacable y sin tirones. En secuencial no es peor, realiza los cambios realmente rápidos y con precisión. Además tienes otros dos tipos de cambio: sport y nieve. El sport simplemente alarga un poco más el cambio, simplemente revoluciona más el coche, pero no es muy diferente al normal. El de nieve no lo he probado. Tan sólo he echado en falta el cambio secuencial en el volante.

Citroen C6 HUD

Otro factor importante en la conducción son las ayudas. No he visto un coche con tantas pijadas: cambio involuntario de carril (no me convence), GPS, sensor de aparcamiento, climatizador bi-zona, bla bla bla… pero sobretodo me ha sorprendido mucho el HUD (Heap Up Display). Se trata de la proyección sobre el cristal de cierta información como la velocidad o los kilómetros. Al principio se hace raro pero en seguida te haces con él. Sin duda alguna es mejor que la información clásica que debes apartar la vista de la carretera para consultarla. Otro «extra» interesante es el freno de estacionamiento directo. Pulsando un botón dejas el coche clavado sin necesidad de cambiar la palanca a la P.

Citroen C6 beige

Está claro que este coche no es para cualquiera. Está rodeado de lujo, prestaciones y equipamiento. Un coche de casi 5 metros, 2 toneladas y 208cv no es algo que se vea todos los días. El precio es prohibitivo, pero no es exagerado. Viendo todo el equipamiento, el confort, las cualidades del coche, no se puede decir que sea caro. A mi me ha gustado mucho, he disfrutado como un enano, sobretodo comparado con la monstruosidad de habitáculo, pero no me lo compraría. Este coche es para alguien con muchos kilómetros por hacer y con mucho dinero, porque además del precio del vehículo, gasta más de 9 litros. Mucho coche, mucho dinero y mucho lujo: te pide muchos kilómetros.

Un comentario sobre “Citroën C6 2.7 HDi V6 208cv

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.