Publicado en Raspberry Pi, Videojuegos

RetroPie. Paso 2: Configurar mandos USB

Si has seguido el paso 1 para instalar RetroPie, lo primero que verás será la pantalla de bienvenida de EmulationStation donde te insta a presionar el botón A para empezar a configurar tu gamepad.

Hay que tener en cuenta que hay 3 tipos de mandos para configurar: mando USB, mando bluetooth y teclado.

Si tienes conectado uno de los primeros pondrá 1 GAMEPAD DETECTED, y al dejar pulsado el botón A aparecerá debajo el nombre del mando y comenzará el resto de la configuración de los botones.

Si tu mando tiene menos botones de los que RetroPie pretende configurar, tan sólo deja pulsado cualquier botón para saltar la configuración de cada botón que no tengas, hasta llegar al final.

Estos son los mandos más típicos y sus posibles correspondencias, obviamente la configuración es al gusto:

 

 

 

 

Si es un teclado USB, sin embargo, aparecerá el mensaje NO GAMEPADS DETECTED, porque es verdad, no es un gamepad, pero lo podemos convertir en uno. Pulsa la tecla que quieras que sea el botón A (yo utilizo la letra X) y sigue configurando el resto de botones.

Por último, si tu periférico se conecta mediante el bluetooth interno de la Raspberry Pi (únicamente en la 3), lamento decirte que requiere una configuración especial, por lo que vas a necesitar conectar un teclado USB.

Poner un teclado para dejar la Raspberry Pi perfectamente configurada al principio es algo que aconsejo mucho, aunque no es fundamental ya que podemos conectarnos por SSH para poder mandar comandos desde un ordenador, móvil o tablet.

Pero eso en el próximo paso que aquí hemos venido a configurar mandos. Por cierto, si después de configurar el primero, quisieras configurar más, solamente tendrías que acceder a Menú (botón select) > Configure Input (botón A) > Yes (botón A). Y comenzará el mismo proceso, que tendrás que cumplir con el siguiente mando a configurar.

Con esto tendríamos configurados nuestros mandos para movernos por los menús del EmulationStation (intefaz gráfica de RetroPie), así como para jugar a todos los emuladores. Hay algunos que requieren de una configuración de mandos extra, y a todos se les puede configurar los mandos de manera independiente, pero no suele ser necesario.

Finalmente nos quedaría poder configurar los mandos bluetooth, pero eso lo dejamos para un artículo a parte, que vamos a necesitar un teclado o una conexión SSH y todavía no hemos explicado como tener red en RetroPie.

Publicado en Raspberry Pi, Videojuegos

RetroPie. Paso 1: Descargar e instalar

Bien, ya hemos decidido que vamos a montar una recreativa en el salón con más de 50 emuladores de videoconsolas antiguas. Ahora necesitamos saber cómo hacerlo.

El primer paso es descargar la última versión de RetroPie, a día de hoy es la 4.2, pero lo mejor es acceder a la web oficial y elegir la versión para la Raspberry que tengamos en casa, ya sea la Zero o la 1 por un lado, o si es la 2 o la 3 (altamente recomendable). Esto nos descarga un fichero que será la imagen del sistema operativo, pero comprimido en formato .GZ. Hay que descomprimirlo para obtener un .IMG.

El segundo paso es meter la imagen del sistema operativo RetroPie en una tarjeta microSD. Debe ser de al menos 4 GB, aunque yo hace tiempo vengo utilizando una de 16, que luego le meto muchas cosas extras, aunque con una de 8 valdría también, lo difícil es conseguir una a día de hoy.

Si quieres pasar la imagen a la tarjeta desde un terminal Linux, se hace exactamente igual que cuando lo hicimos con Raspbian: ver tutorial. Pero si lo quieres hacer de manera gráfica yo aconsejo Etcher. Es un software multiplataforma (Linux, MacOS, Windows) extremadamente sencillo. Lo instalas, eliges la imagen, eliges la tarjeta o pendrive dónde quieres grabarla y ejecutas.

Como siempre, a mi me gusta tener el software actualizado mediante los repositorios oficiales, así que ahora voy a explicar cómo hacerlo para cualquier Linux basado en Debian (Ubuntu, Mint, etc.). Si vas a utilizar otro sistema operativo (MacOs, Windows, Linux RPM, etc.) puedes saltar las siguientes líneas e instalarlo directamente desde la web oficial de Etcher.

Agregar el repositorio:

echo "deb https://dl.bintray.com/resin-io/debian stable etcher" | sudo tee /etc/apt/sources.list.d/etcher.list

Obtener llave GPG:

sudo apt-key adv --keyserver hkp://pgp.mit.edu:80 --recv-keys 379CE192D401AB61

Actualizar repositorios e instalar:

sudo apt-get update
sudo apt-get install etcher-electron

Perfecto, ya tenemos RetroPie en la tarjeta microSD. Ahora la ponemos en la Raspberry Pi, la encendemos y, tras un reinicio automático para expandir el sistema de ficheros (fundamental), nos aparecerá el primer arranque de Emulation Station, que será la capa gráfica para manejar todos nuestros emuladores, mandos de juego etc. Pero eso ya en el próximo tutorial.

RESUMEN: descargar imagen de RetroPie de su web oficial y descomprimir, descargar Etcher de su web oficial, conectar microSD al ordenador, abrir Etcher, seleccionar imagen de RetroPie, seleccionar microSD, ejecutar, desconectar microSD del ordenador, conectar microSD a la Raspberry Pi, encender Raspberry Pi.

Publicado en Raspberry Pi, Videojuegos

RetroPie: consolas antiguas en tu Raspberry Pi

Hacía mucho tiempo que tenía ganas de hacer este tutorial, así que voy a aprovechar el descanso estival para ello. La idea es montar una máquina recreativa en el salón de casa ocupando el espacio de una tarjeta de crédito. ¿Cómo? Instalando RetroPie en una Raspberry Pi.

Antes de nada tienes que saber lo que es una Raspberry Pi, mira este artículo que escribí hace 2 años, han actualizado algunas cosas, pero el concepto es el mismo: una placa base diminuta con la potencia suficiente para ser nuestro centro de entretenimiento casero.

Ya vimos como montar un centro multimedia completo, ahora vamos a montar una máquina recreativa con emuladores de las más famosas videoconsolas antiguas: MAME, Neo-Geo, ScummVM, PlayStation, Super Nintendo, Game Boy, etc.

RetroPie no es más que un sistema operativo para Raspberry Pi que, sobre base Raspbian, viene con todo lo necesario para disfrutar de más de 50 emuladores para todos los gustos. Ya que, además de los propios emuladores, viene con un montón de drivers para hacer compatibles mandos USB, mandos bluetooth, y los mandos propios de la PlayStation 3 y 4, la Xbox 360 y muchos más. Por no hablar de ports míticos como Doom, Transport Tycoon o Wolfenstein 3D.

Además es importante el dato de Raspbian ya que, gracias a ello, además de convertir la Raspberry Pi en una recreativa, podrás instalar todo lo que la RPi soporta: Kodi, Transmission, Samba, etc.

Ya sabemos lo que queremos hacer así que a partir de ahora iré haciendo artículos independientes con cada parte: instalación, configuración de emuladores, configuración de mandos, instalación de paquetes adicionales, etc. ¡Vamos allá!

Grandes enigmas modernos

A raíz de este tuit de @PeliCornia:

¿Sois conscientes del gran enigma que debe significar para los niños cuando van al baño y les decimos “tira de la cadena”?

Se pueden llegar a plantear nuevos enigmas lingüísticos modernos como “colgar el teléfono”. Acciones que algunos hemos realizado de manera cotidiana pero que a día de hoy no tienen mucho sentido literal, y que el día de mañana lo seguirán utilizando sin tan siquiera saber muy bien porqué se dice así.

Pero esto no es nuevo, nosotros también utilizamos expresiones sin saber de dónde vienen o que su significado literal no tiene mucho sentido a día de hoy. Os dejo como tarea que me pongáis algunas que conozcáis. Venga, empiezo yo: “morder el polvo”.

El renacido

Debe ser la única película de Leonardo DiCaprio que no me gusta, y toma, un Oscar. Pero a lo que voy, puesto que 1and1 ha tenido la delicadeza de hacerme un 55% de descuento en mi factura del hosting, previo intento de baja de los servicios, he decidido darle una nueva vida al blog, nuevo diseño y, quizá, nuevo contenido. Ya veremos. No prometo nada.

Publicado en Canciones

Matar se me olvida

Hacía mucho tiempo que no publicaba ninguna canción por aquí, 3 años y medio para ser más concretos, así que ya va siendo hora de volver a las andadas. Y quiero hacerlo como antaño, trayendo a la palestra a un grupo de esos con guitarreo metálico y voz rasgada. De esos que tienes que bucear para poder apreciar. Os hablo de Sínkope, grupo extremeño de rock urbano y letras excelentemente trabajadas. No vamos a compararlo con sus paisanos de Extremoduro, pero por ahí van los tiros.

La canción que traigo hoy se recoge en el álbum “Y, si quieres llorar, te hago reír” y se llama “Matar se me olvida” que, como en casi todas sus letras, habla sobre el amor, a su manera. Es mejor que lo veáis vosotros mismos:

Sinkope - Matar se me olvida

Hoy te vengo a susurrar lo que haría yo por ti, por tu sangre y tus adentros
y no serían monumentos, pues yo no sé esculpir como el agua, o como el viento.

Yo pasaría to el invierno sin el calor de mi infierno, desnudito y a tu vera
y buscaría la manera de tejer sobre tu piel, en enero, primaveras.

Y montaría una escalera que me llevara hasta el cielo a mangar un par de estrellas,
pa’ que me alumbren tu cuerpo y escribir húmedos versos con la tinta de mi lengua .

Y me haría zahorí para en yermos desiertos rastrear manantiales,
de esos que duermen despiertos, esperando oír tus huesos para hacerse fluviales.

Y domaría los mares para que en ellos nades desnuda y risueña
y si los dioses se empeñan en traer tempestades, atranco la puerta.

Y, si tienes calor, te fabrico abanicos con hojas de menta.
Que si se acerca el sol, bajito le grito: que no se molesta.

Moriría por ti, pero no mataría.
Morir, no me duele morir; matar me lastima.
Moriría por ti, pero no mataría el canto del colibrí por mucho que me lo pidas.
Morir, recuerdo morir; matar se me olvida.

Y, si quieres dormir, a mis latidos les pido que no hagan ruido.
Y, si quieres soñar, a Morfeo le ligo sueños sin usar.
Y, si quieres sentir, te vuelvo a rozar.
Y, si quieres llorar, te hago reír.

Moriría por ti, pero no mataría.
Morir, no me duele morir; matar me lastima.
Moriría por ti, pero no mataría la inocencia que hay en ti.
Ni a la rosa sus espinas.
Morir, recuerdo morir; matar se me olvida

Y, si quieres sentir, te vuelvo a rozar.
Y, si quieres llorar, te hago reír.
Ahí queda eso.

Sínkope – Matar se me olvida

Publicado en Bitácora, Política

En España, ¿hay más machismo o más racismo?

Llevo muchos años escuchando música, leyendo artículos y viendo la actitud de la gente frente al racismo y frente al machismo: 2 de las mayores lacras de nuestra sociedad. Pues bien, ha sido precisamente hoy que me he planteado la pregunta de cabecera: en España, ¿hay más machismo o más racismo?

No es una pregunta fácil de responder, creo. Desde mi punto de vista, con mis experiencias y mi entorno, podría decantarme hacía un lado, pero seguramente otra persona lo haría hacía el contrario. Lo que sí veo claro es que el machismo tiene mucha más repercusión, las voces contrarias suenan mucho más alto, más fuerte y en más sitios. ¿Será porque hay más mujeres que personas de otras razas?

El caso es que, a pesar de esta situación, de lo mediática que es la lucha contra el machismo, creo que, en España, hay más racismo que machismo. Al fin y al cabo, al intolerante le genera más rechazo un gitano que una mujer. También es cierto que hay una gran masa de la población que ni siquiera ha tenido que cruzarse con alguien de otra raza, pero sin lugar a dudas sí con alguien de otro género. Quizá por eso haya más ruido alrededor del machismo que del racismo.

Sea como fuere, la lucha contra la desigualdad, el odio, la exclusión y la segregación debe ser feroz y sin excepciones. Ya otro día hablamos de la homofobia.

Publicado en Bitácora, Internet

Hoy cumple 12 años la criatura

12-years

Doce años. Más de un tercio de mi vida. Y hablando de tercios, hoy habrá que tomarse alguno en honor al nacimiento de este humilde blog. Ya sé que muchos me dirán que casi no escribo, cierto, pero es que yo también he ido cumpliendo años. Además, la tecnología evoluciona, ahora perdemos más tiempo en redes sociales que antes ni existían. Pero sí, lo tengo abandonado al pobre.

Después de tantas transformaciones, tanto estéticas como de contenidos, me estoy planteando volver al formato “personal”. Total, aquí ya no entro ni yo, así que igual desparramo un poco lo que se me pase por la cabeza. Ya veremos, igual lo sigo dejando como bloc de notas, o igual no escribo más. Eso sí, el dominio lo tengo con renovación automática.

En fin, que son 12 años ya, 12 como 2 packs de 6 birras, ya sabes. Sean buenos, pero no demasiado.

Publicado en Internet, Microsoft

SQL Server: obtener fecha u hora de un datetime

Parece algo bastante obvio, pero más de una vez habrás tenido que obtener la fecha, sin la hora, de un campo datetime de SQL Server, probablemente para compararla con otra fecha, y has terminado por comparar día, mes y año por separado. Pues bien, hay una manera más fácil y limpia de conseguirlo.

Supongamos que queremos obtener solo la fecha de hoy:

CONVERT(DATE,GETDATE())

Si queremos la hora exacta de ahora mismo sin la fecha:

CONVERT(TIME,GETDATE())

Funciona exactamente igual con cualquier campo datetime y, por supuesto, devuelve un datetime.