Grandes enigmas modernos

A raíz de este tuit de @PeliCornia:

¿Sois conscientes del gran enigma que debe significar para los niños cuando van al baño y les decimos “tira de la cadena”?

Se pueden llegar a plantear nuevos enigmas lingüísticos modernos como “colgar el teléfono”. Acciones que algunos hemos realizado de manera cotidiana pero que a día de hoy no tienen mucho sentido literal, y que el día de mañana lo seguirán utilizando sin tan siquiera saber muy bien porqué se dice así.

Pero esto no es nuevo, nosotros también utilizamos expresiones sin saber de dónde vienen o que su significado literal no tiene mucho sentido a día de hoy. Os dejo como tarea que me pongáis algunas que conozcáis. Venga, empiezo yo: “morder el polvo”.

Publicado en Internet

¿Quién mata a los blogs?

Tengo muchos amigos blogueros y, en mayor o menor medida, han dejado de publicar artículos (yo el primero), ya sea reduciendo el volumen, cerrando completamente el blog o, y aquí está la clave, trasladando sus publicaciones a otras plataformas. Es evidente que los blogs no están muertos, sigue habiendo un buen volumen de información en ellos, pero ya casi todo se reduce a blogs comerciales, ya sean pequeños blogs temáticos como grandes redes tipo Weblogs SL o Hipertextual. Pero el blog personal, el blog en el que uno soltaba sus pensamientos, sus experiencias o las chorradas que encontraba por la red, ese blog, cada día está más muerto. ¿Por qué?

Es sencillo: Redes sociales. Twitter y Facebook especialmente, pero no únicamente, son los culpables de que la gente ya no actualice sus blogs y, mucho menos, abra nuevos. ¿Para qué? Es muy más fácil, rápido y dinámico crear una publicación en Twitter o Facebook con un link a eso tan divertido que has encontrado por la red, o con la reflexión que se te acaba de pasar por la cabeza. Sin SEO, sin estilos, sin pensar qué imagen ilustra mejor el texto. Nada de nada, escribir y enviar, nada más.

Y luego está el ego, lo reconozcamos o no, a todos nos gusta que nos lo suban de vez en cuando. Cualquiera que haya tenido un blog sabrá que aunque hayas escrito el mejor artículo de tu vida o tengas miles de visitas diarias, es muy normal que nadie escriba ni un mísero comentario. Eso desanima a cualquiera, especialmente a los nuevos. Sin embargo, a golpe de click, en cualquier red social, tienes un reconocimiento a tu “esfuerzo”. Pones cualquier frase banal o la foto de tu perro durmiendo y en seguida tienes varios “me gusta” y algún que otro RT. Es más fácil para que el que genera contenido y también para el que lo consume. Todos contentos.

En definitiva, la gente sigue teniendo la necesidad de expresarse, de compartir sus cosas y las cosas que ha visto en otros sitios, eso no ha cambiado, lo que sí es diferente es la manera de hacerlo, no es lo mismo, pero a la mayoría les sirve. Otro día, quizá, os cuento los problemas de privacidad y derechos de las redes sociales, que ese es otro tema.

Publicado en Bitácora

Un aplauso por la primera nevada del invierno

El señor Martin Varsavsky ha dicho hoy en su twitter que si hay algo peor que el invierno es la gente que dice que le gusta el invierno. Y yo no sé si sentirme ofendido o triste. Ofendido porque a mi sí me gusta el invierno, las lluvias, las nevadas, el frío y todo lo que conlleva. Triste por ver que todavía, en el siglo XXI, hay gente, incluso gente influyente, que juzga y señala indiscriminadamente, llegando incluso al insulto, a otros que opinan, piensan o sienten diferente. Como cuando Cañizares dijo, también vía twitter, que dábamos pena los que nos alegramos porque Fernando Alonso no ganara el mundial de Fórmula 1.

Pero se acabó la mala leche, que hoy ha nevado y eso hay que celebrarlo. Además no han sido unos copitos débiles y fugaces, no señor, en Madrid lleva todo el día nevando. Esta mañana al salir a la calle he notado esa sensación de olor a estación de esquí, a pueblo de montaña cubierto de nieve, a Grandvalira que es donde, otro año más, iremos a pasar una semana (el año pasado El Tarter, este año Pas de la Casa), del 9 al 16 de enero. Pero entonces me he quedado mirando al cielo y pensando: ¿será esta una señal? ¿Será que el cosmos quiere que hoy sea un día blanco? ¡Un momento! ¡Hoy es el Barça-Madrid! Demasiadas casualidades…

Y mañana en Dublín

Dentro de 12 horas estaré aterrizando en el aeropuerto de Dublín, donde cogeré el autobus que me llevará al centro de la ciudad para comenzar una aventura de 3 días. El jueves volveré y escribiré sobre el viaje como suelo hacerlo, pero mientras tanto iré contando en tiempo real lo que me vaya pasando a través de mi Twitter. ¡Nos vemos a la vuelta!