Publicado en Canciones

Matar se me olvida

Hacía mucho tiempo que no publicaba ninguna canción por aquí, 3 años y medio para ser más concretos, así que ya va siendo hora de volver a las andadas. Y quiero hacerlo como antaño, trayendo a la palestra a un grupo de esos con guitarreo metálico y voz rasgada. De esos que tienes que bucear para poder apreciar. Os hablo de Sínkope, grupo extremeño de rock urbano y letras excelentemente trabajadas. No vamos a compararlo con sus paisanos de Extremoduro, pero por ahí van los tiros.

La canción que traigo hoy se recoge en el álbum “Y, si quieres llorar, te hago reír” y se llama “Matar se me olvida” que, como en casi todas sus letras, habla sobre el amor, a su manera. Es mejor que lo veáis vosotros mismos:

Sinkope - Matar se me olvida

Hoy te vengo a susurrar lo que haría yo por ti, por tu sangre y tus adentros
y no serían monumentos, pues yo no sé esculpir como el agua, o como el viento.

Yo pasaría to el invierno sin el calor de mi infierno, desnudito y a tu vera
y buscaría la manera de tejer sobre tu piel, en enero, primaveras.

Y montaría una escalera que me llevara hasta el cielo a mangar un par de estrellas,
pa’ que me alumbren tu cuerpo y escribir húmedos versos con la tinta de mi lengua .

Y me haría zahorí para en yermos desiertos rastrear manantiales,
de esos que duermen despiertos, esperando oír tus huesos para hacerse fluviales.

Y domaría los mares para que en ellos nades desnuda y risueña
y si los dioses se empeñan en traer tempestades, atranco la puerta.

Y, si tienes calor, te fabrico abanicos con hojas de menta.
Que si se acerca el sol, bajito le grito: que no se molesta.

Moriría por ti, pero no mataría.
Morir, no me duele morir; matar me lastima.
Moriría por ti, pero no mataría el canto del colibrí por mucho que me lo pidas.
Morir, recuerdo morir; matar se me olvida.

Y, si quieres dormir, a mis latidos les pido que no hagan ruido.
Y, si quieres soñar, a Morfeo le ligo sueños sin usar.
Y, si quieres sentir, te vuelvo a rozar.
Y, si quieres llorar, te hago reír.

Moriría por ti, pero no mataría.
Morir, no me duele morir; matar me lastima.
Moriría por ti, pero no mataría la inocencia que hay en ti.
Ni a la rosa sus espinas.
Morir, recuerdo morir; matar se me olvida

Y, si quieres sentir, te vuelvo a rozar.
Y, si quieres llorar, te hago reír.
Ahí queda eso.

Sínkope – Matar se me olvida