Publicado en Tecnología, Videojuegos

Cut The Rope con todas las estrellas

No es que yo sea un friki de los videojuegos (¡mentiroso! ¡farsante! ¡lapidarle!), pero he de reconocer que éste en concreto me ha enganchado por encima de los demás. Sencillo, cómodo de jugar y con el punto justo de adicción. Una joya que sigue creciendo poco a poco con más y más niveles, y espero que saquen más próximamente porque yo ya me lo he terminado entero con todas las estrellas posibles. Y es que Cut The Rope es uno de los juegos móviles más famosos del panorama, con todas las de la ley, quizá sólo superado por Angry Birds. Igual me pico y también intento sacar los 5 de Rovio con 3 estrellas, pero para eso habrá que esperar mucho, me temo.

Publicado en Frikis, Internet, Viajes

Ya no eres nadie si no tienes un Harlem Shake

El fin de semana previo a la Semana Santa, el día 23 de marzo más concretamente, se celebró el evento más importante del año: el GERE (Garrafa Evento RAT España). Como su propio nombre indica, es la reunión de los miembros españoles del RAT (Troy nunca viene) en casa de su ilustre San Pancracio, Garrafa, allá por las tierras del lejano Cádiz.

Y como buenos frikis interneteros, nos vimos en la obligación de continuar con la moda que más fuerte está pegando en la red: Harlem Shake. Ya tienen su pamplina todo tipo de famosos, futbolistas, animadoras, actrices porno… el caso es que nosotros no íbamos a ser menos así que nos pusimos manos a la obra.

Lo primero fue hacerse con la aplicación Harlem Shake Maker, la cual te graba los vídeos y te los monta con la música. Fácil, cómodo y para toda la familia. Pero antes del gran momento había que probar que todo funcionaba como debía, he aquí la primera demo:

Viendo que la cosa podía salir bien, preparamos todo lo necesario y sin especificar absolutamente nada de nada, en una sola toma, salió esto. ADVERTENCIA: vergüenza ajena elevada.

Publicado en Fórmula 1

Este fin de semana vuelve la Fórmula 1

Largo y aciago ha sido otro invierno más sin Fórmula 1, por suerte, es un circo que nunca para. Como de costumbre, Australia será la encargada de abrir el telón de nuevo y volver a las andadas de la más alta tecnología automovilística. Y muchos dirán que la F1 es aburrida, que no hay adelantamientos, que siempre gana el mejor coche sin importar el piloto, un largo etcétera de infamias producidas por el desconocimiento.

Pongamos un ejemplo fácil de entender. El bingo. A mucha gente le parece un juego seco, sin emoción, simplemente tachas los números que salen, no hay estrategia, no hay engaño, no hay mejores ni peores. Vale, acepto el argumento, pero aun así hay muchísima gente que lo juega sin parar, tanto en salas especiales como en internet. Por algo será. No todas las emociones se pueden explicar empíricamente. Y quizá eso es lo que nos pasa a los amantes de la Fórmula 1.

Señoras y señores, como si de la inauguración de un gran casino se tratase, este fin de semana presenciaremos el comienzo de algo grande, impredecible, emocionante y que a muchos les va a costar el dinero y algo más. Y es que a priori, como pasa con la ruleta (excepto si eres un Pelayo) es muy difícil apostar a un número ganador. Además, aquí no hay probabilidades, ni matemáticas, ni nada. Puede parecer que alguien ganará sin problemas pero algo se rompe en la última vuelta. Una escudería lanza un nuevo componente aerodinámico que le hace ganar 1 segundo por vuelta. Infinidad de componentes que dependen de un buen equipo, un coche rápido y, sobre todo, fiable.

Yo ya estoy deseando que de comienzo el mundial, es más, ya que la primera carrera será por la mañana, a las 7:00 hora central europea, igual me lío la manta a la cabeza y, dependiendo del resultado de mi McLaren, me voy a celebrarlo a casino por la noche, bueno, y si lo hacen fatal, me voy a ahogar las penas, total, pocas cosas distraen y entretienen más que una buena partida de poker o black jack, unas tiraditas en la ruleta o unas manos de bacarrá. Ya sé que estáis pensando que soy un ludópata, pero simplemente invierto en diversión, como otros van al cine o a tomar copas, la diferencia es que yo aquí el dinero no lo tiro a saco roto, a veces incluso me vuelvo con más de lo que fui. Pero eso ya es cuestión de suerte, como la que espero tengan los McLaren este domingo en Melbourne.

Publicado en Frikis, Videojuegos

Ver el paso del tiempo desde los videojuegos

Hace poco veía en Internet un anuncio acerca del próximo lanzamiento del tercer capítulo de la famosa saga de acción, Crysis, y de repente, no pude evitar pensar que el mundo de los videojuegos puede ser, con toda probabilidad, uno de los que mayores avances ha sufrido en las últimas décadas. Uno compara los gráficos a base de píxeles y el scroll horiontal de los primeros juegos de Amstrad o NES con los millones de polígonos texturizados de las consolas de última generación y no puede evitar sorprenderse de lo mucho que ha cambiado este negocio en 20 años.

Y no sólo en lo que a calidad estética se refiere (que también), sino en posibilidades, en modos de juego, en temática, en plataformas, etc. Por no hablar de las opciones multijugador que han revolucionado por completo el panorama: partidas masivas con personas de todos los rincones del planeta desde el mismo salón de nuestra casa, un lujo. Y no sólo a World of Warcraft o Call of Duty, sino que con la llegada de los juegos de azar online, miles son los que entran cada día en webs como titanbet poker online y se pasan la noche echando unas manos frente a la pantalla del ordenador sin haber oído hablar siquiera de Super Mario Bros. (si que existe alguien así). Está claro que las cosas han cambiado.

Incluso en lo que se refiere al mismo modelo de negocio de los videojuegos, podemos encontrar situaciones que ninguno, o quizá sea sólo yo, hubiera podido imaginar en el pasado: Anuncios de videojuegos en la televisión como si de películas de Hollywood se tratara; eventos de lanzamiento que atraen a centenares de personas; carteles por las calles, en las paradas de autobús y en las autopistas. Hace unos años, los “juegos”, aunque famosos y lucrativos, tenían ese espíritu “minoritario” y poco “cool”. Un entretenimiento algo friki que no era para cualquiera. Hoy mi abuela juega a Brain Training en la DS y mi padre tiene una granja de Pitufos en el tablet. Sobran las palabras.

El caso es que me alegro. Después de tantos años de aumentar dioptrías frente a la pantalla, de disfrutar como un enano las obras maestras de cada consola que ha habido, y de haber gastado cantidades demenciales de dinero, me alegra ver que por fin el medio ha recibido el reconocimiento que merece. Que no sólo de cine, música y cerveza vive el hombre.

Y Miyamoto premio Príncipe de Asturias. Para que aprendan.

Publicado en Internet

¿Quién mata a los blogs?

Tengo muchos amigos blogueros y, en mayor o menor medida, han dejado de publicar artículos (yo el primero), ya sea reduciendo el volumen, cerrando completamente el blog o, y aquí está la clave, trasladando sus publicaciones a otras plataformas. Es evidente que los blogs no están muertos, sigue habiendo un buen volumen de información en ellos, pero ya casi todo se reduce a blogs comerciales, ya sean pequeños blogs temáticos como grandes redes tipo Weblogs SL o Hipertextual. Pero el blog personal, el blog en el que uno soltaba sus pensamientos, sus experiencias o las chorradas que encontraba por la red, ese blog, cada día está más muerto. ¿Por qué?

Es sencillo: Redes sociales. Twitter y Facebook especialmente, pero no únicamente, son los culpables de que la gente ya no actualice sus blogs y, mucho menos, abra nuevos. ¿Para qué? Es muy más fácil, rápido y dinámico crear una publicación en Twitter o Facebook con un link a eso tan divertido que has encontrado por la red, o con la reflexión que se te acaba de pasar por la cabeza. Sin SEO, sin estilos, sin pensar qué imagen ilustra mejor el texto. Nada de nada, escribir y enviar, nada más.

Y luego está el ego, lo reconozcamos o no, a todos nos gusta que nos lo suban de vez en cuando. Cualquiera que haya tenido un blog sabrá que aunque hayas escrito el mejor artículo de tu vida o tengas miles de visitas diarias, es muy normal que nadie escriba ni un mísero comentario. Eso desanima a cualquiera, especialmente a los nuevos. Sin embargo, a golpe de click, en cualquier red social, tienes un reconocimiento a tu “esfuerzo”. Pones cualquier frase banal o la foto de tu perro durmiendo y en seguida tienes varios “me gusta” y algún que otro RT. Es más fácil para que el que genera contenido y también para el que lo consume. Todos contentos.

En definitiva, la gente sigue teniendo la necesidad de expresarse, de compartir sus cosas y las cosas que ha visto en otros sitios, eso no ha cambiado, lo que sí es diferente es la manera de hacerlo, no es lo mismo, pero a la mayoría les sirve. Otro día, quizá, os cuento los problemas de privacidad y derechos de las redes sociales, que ese es otro tema.

Publicado en Tecnología

Modo almacenamiento masivo (UMS) en Galaxy S3

Para los que venimos de terminales Android sin restricciones (Nexus mayormente) nos sorprende y decepciona que Samsung (entre otras) haya eliminado el modo “almacenamiento masivo” de algunos de sus terminales, a partir de Android 4.0, como por ejemplo del Galaxy S III. A cambio te ofrecen dos sistemas: MTP (Media Transfer Protocol) y PTP (Picture Transfer Protocol). Es decir, que cuando conectamos el termial por USB, ya no podemos transferir ficheros como si de un pendrive se tratase, sino que nos ofrece unos protocolos de transferencia similares, pero solamente de ficheros multimedia, que al fin y al cabo es lo que solemos transferir con mayor asiduidad. Pero veamos los pros y los contras del MTP frente al UMS (USB Mass Storage):

Pros

  • Podemos seguir utilizando el teléfono a pleno rendimiento ya que no desmonta la tarjeta SD para poder acceder a ella (siguen funcionando las apps instaladas en la SD)
  • Mayor seguridad en la transferencia de ficheros ya que comprueba cada operación que realiza evitando datos corruptos
  • Es prácticamente imposible romper nada

Contras

  • Sólo podemos transferir ficheros multimedia (vídeo, audio, imagen) y sólo de los formatos soportados por el protocolo (MKV no está soportado, por ejemplo)
  • No podemos ver todo el sistema, sólo las carpetas y ficheros multimedia
  • Es bastante más lento al hacer las comprobaciones antes mencionadas
  • Ni mucho menos es estándar por lo que muchos dispositivos no leerán el contenido del teléfono (equipos de audio, coche, TV…)
  • Sólo Windows lo implementa de forma navita, para utilizarlo con un Mac necesitas XNJB y en Linux necesitas libmtp
  • Es de Microsoft

Con este panorama, es lógico que mucha gente quiera volver a utilizar el teléfono en modo UMS. Por suerte y, como siempre, al ser Android un sistema tan abierto y accesible, podemos conseguirlo.

Requisitos

  1. Ser root (si no lo eres o no sabes si lo eres, deja de leer, esto no te vale)
  2. Tener instalado BusyBox
  3. Instalar Easy UMS

BusyBox

Para quien no lo sepa, BusyBox es un conjunto de comandos que se utilizan en Linux. Nuestros Android implementan varios comandos nativamente, pero necesitamos unos cuantos más para que Easy UMS funcione. Instalando BusyBox además conseguimos más armas para trastear con nuestro teléfono en modo consola, pero eso ya cada uno a su gusto.

Instala y ejecuta BusyBox desde Google Play. Tras un rato haciendo comprobaciones te permitirá darle al botón “Install”, hay dos opciones, elegir la instalación pequeña o la normal, yo aconsejo la normal, pero si te queda poco espacio utiliza la pequeña.

Easy UMS

Esta es la clave de todo, es un programita desarrollado por la gente de XDA-Developers y que puedes obtener desde aquí. Descarga la última versión y guarda el APK en tu dispositivo. Ejecútalo para instalarlo. La utilización es bien sencilla, sólo hay 3 botones que paso a explicar:

UMS Mode

Tras pulsar este botón, la tarjeta SD se desmonta del móvil (no físicamente, claro) y es totalmente accesible por cualquier ordenador o dispositivo de lectura, excepto por el propio móvil, obviamente, tal y como hacía el viejo “modo de almacenamiento masivo”. Cuando terminemos con nuestro propósito, debemos volver a montar la SD si queremos que la lea el teléfono.

Mount card

Si con UMS Mode desmontamos la tarjeta SD para “transformarla” en un pendrive, con este botón hacemos justo lo contrario, la montamos para que el teléfono la pueda seguir utilizando. Si no pulsas este botón, es como si la tarjeta no estuviera metida en el móvil.

MTP

Si conectamos el teléfono al PC con la tarjeta montada pero sin pulsar el botón MTP, el pobre ordenador no será capaz de leer la SD porque está montada en el teléfono y no tiene ningún protocolo de transferencia activo. Al pulsar MTP, podemos tener la SD montada y accesible por el teléfono y, a la vez, poder transferir ficheros multimedia desde el PC, es decir, tal y como viene de fábrica con el sistema original.

En resumen, si vas a transferir ficheros multimedia, dejarlo en MTP puede ser una buena opción. Si vas a transferir otro tipo de ficheros, quieres más velocidad o el receptor/emisor de los ficheros no es compatible con MTP, entonces enchufa el teléfono por USB, activa UMS Mode, transfiere, desenchufa y Mount card. Y cuando necesites transferir más cosas, enchufar, UMS Mode, desenchufar y Mount card.

Publicado en Tecnología

Quitar el sonido de la cámara en Android

Parece ser que en España está prohibido hacer fotos sin el característico sonido de la cámara, así que muchos terminales Android han desactivado la opción de poder quitarlo, pero todos sabemos que hay momentos en la vida de todo hombre, en los que es totalmente necesario tener esta posibilidad… Perfecto, no hay problema, si te responsabilizas del uso que vayas a darle, yo te explico ahora mismo la forma de hacerlo.

Hay dos métodos. Uno elegante y otro chapucero. El primero es en el que me voy a extender, el segundo es borrar los sonidos de la cámara (necesario ser root), obviamente, sin los ficheros de audio, no suena. Están en /system/media/audio/ui y son Shutter_01.ogg para el disparo (puede haber más si tu teléfono tiene varios sonidos de disparo) y Cam_Start.ogg y Cam_Stop.ogg para iniciar y parar la grabación. Puedes borrarlos o renombrarlos, hace el mismo efecto: no suena.

Pero como ya he dicho antes, la solución elegante, fina y profesional es otra. Vamos a agregar al menú de la cámara la opción de poder poner o quitar el sonido del obturador. Así no tendremos que renombrar los ficheros cada vez que queramos que suene o que no suene la cámara.

Requisitos

  1. Ser root
  2. Tener un gestor de ficheros root (yo utilizo File Manager)

Modificar fichero de configuración de la cámara

Con el gestor de ficheros navegamos hasta /system/csc y abrimos el fichero others.xml. La penúltima línea de este fichero es </FeatureSet>, pues justo encima tenemos que poner:

<CscFeature_Camera_ShutterSoundMenu>true</CscFeature_Camera_ShutterSoundMenu>

Teniendo especial cuidado en respetar las mayúsculas y minúsculas. Guarda el fichero y sal del gestor de ficheros. Reinicia el teléfono y listo, cuando vayas a la cámara verás una nueva opción que te permite desactivar el sonido del obturador. Así es como se ve en mi Samsung Galaxy S3:

Dudas, sugerencias, erratas, etc., como siempre, en los comentarios.

Publicado en Internet, Tecnología

La popularidad de los casinos online

Probablemente no es necesario mencionar el hecho de que la popularidad de los casinos online está en rápido crecimiento desde hace varios años. No cabe duda que existen grandes cantidades de dinero en circulación por medio de esta industria virtual.

Actualmente existen muchísimos casinos en línea que son igual de seguros y efectivos que muchos casinos convencionales y además no te pueden echar por ir demasiado bebido. No podemos ignorar que la industria del gambling podría ser más importante que la industria convencional en unos cuantos años (EuroVegas mediante). Este crecimiento se debe en gran parte a que los jugadores de todas partes del mundo buscan en Internet dónde jugar sus juegos favoritos (bingo, póquer, ruleta, craps…) sin que sus seres queridos les vean como ludópatas descarriados.

Pero un nuevo estudio de varios expertos en la industria ha revelado que ese crecimiento pudiera ser mucho mayor de lo que pensábamos. El estudio observó los patrones de comportamiento en línea de miles de usuarios y concluyeron que al menos el 10% de los movimientos en la red son dedicados a los juegos de azar. Hace 10 años prevés este porcentaje y la mofa sería épica, pero ahí está. Estas cifras fueron obtenidas tras analizar datos desde el año 2010. Muchos expertos en el tema mencionan que la tendencia continuará creciendo a pasos agigantados en los próximos años, como encima pongan bailarinas virtuales en las web, lo petan.

Según varios casinos en línea, la fuerza principal que ha impulsado este sorprendente crecimiento es la abundancia de nuevas tecnologías de juego y las cada vez más rápidas, asequibles y multiplataforma conexiones de Internet. Así que sólo faltas tú, si te pica el gusanillo y no sabes muy bien por donde tirar, sería bueno empezar por jugar en bingo-rumba.com, es uno de los casinos online con mejor reputación en la web.

Y volviendo a la diversidad de dispositivos, es innegable que los smartphones, tablets y consolas nos roban más tiempo cada vez, si a eso le sumas que los casinos online están desarrollando aplicaciones de juego para dichos dispositivos, la posibilidad de darle unas vueltas a la ruleta mientras paseas tranquilamente está al alcance de cualquiera. Seamos sinceros, entrar a un casino sigue siendo algo muy mal visto por mucha gente, sin embargo, la tecnología de ahora permite que cualquiera pueda entrar y registrarse en un casino online de alta seguridad en menos de 5 minutos.

Publicado en Tecnología

Desactivar la descarga automática de imágenes en Whatsapp

Los que acaban de comprarse un Android nuevo y se han instalado Whatsapp, habrán notado que no es posible desactivar la opción de auto-descargar imágenes, y lo cierto es que no siempre deseas descargar todo lo que te mandan, especialmente en grupos (if you know what I mean). No sé a qué viene que hayan hecho desaparecer esta opción, pero si vienes actualizando de versiones anteriores no tienes este problema. Por suerte, y gracias a que Android es un sistema Linux, tenemos una solución, y de paso, un tirón de orejas para los desarrolladores de Whatsapp.

Requisitos

  1. Ser root. No es objeto de este artículo explicar nada al respecto, si no lo eres o si ni siquiera sabes lo que es esto, no sigas.
  2. Instalar un gestor de ficheros con permisos root. Yo he utilizado File Manager, especialmente porque es el que me parece más completo y puedes configurarlo como root y como no, que los teléfonos pasan por muchas manos.

Configurar File Manager

  1. Abre File Manager
  2. Menú > Configuración > Root Explorer
  3. Menú > Configuración > Mount System Folder
  4. Cuando termines todo el proceso, desmarca estas dos opciones

Modificar fichero de configuración de Whatsapp

  1. En File Manager pulsa el botón “Arriba” hasta que se deshabilite y entonces empieza a navegar hasta:
    /data/data/com.whatsapp/shared_prefs
  2. Mantén pulsado el fichero com.whatsapp_preferences.xml y pulsa “Permisos”
  3. En “Others” marca los dos primeros checkbox, “Read” y “Write”
  4. Pulsa de nuevo sobre el fichero com.whatsapp_preferences.xml y ábrelo con el editor de texto
  5. La última línea del fichero es </map>, justo encima escribe:
    <boolean name="autodownload_images" value="false" />
  6. Menú > Guardar
  7. Desmarca los dos checkbox que marcaste antes en “Others”
  8. Salir de File Manager

Si ahora entras en tu Whatsapp y te vas a Menú > Configuración > Configuración de chat, verás la opción “Auto-descarga fotos” que podrás marcar o desmarcar según lo que desees.

Resumen

  1. Ser root
  2. Instalar un gestor de ficheros con permisos root
  3. Editar el fichero:
    /data/data/com.whatsapp/shared_prefs/com.whatsapp_preferences.xml
  4. Al final, antes de </map> insertar la línea:
    <boolean name="autodownload_images" value="false" />
Publicado en Frikis

¿Casino real o virtual?

Los casinos existen desde mucho antes que Internet. Sí hijo, aunque no lo creas, había vida antes de Internet y la gente también se las arreglaba para divertirse a su manera. Al igual que en la actualidad, actividades de ocio como la lectura, la radio, la televisión, las apuestas y el casino hacían parte de la vida cotidiana de las personas, solamente su accesibilidad era menor y se llevaban, y aún hoy en día se llevan a cabo, por fuera del entorno digital de la red.

El Blackjack, la Ruleta y el Poker son, entre otros, juegos donde la incertidumbre del azar y la recompensa inmediata hacen que muchos quieran disfrutar de las emociones que allí se producen,  jugándolos de manera sana y pacífica. Por supuesto, siempre ha existido un grupo de personas que  ven los juegos de azar como una depravación o un vicio, sin embargo esto, como todo en la vida, será bueno o malo según el uso que cada uno le dé.

A pesar de esto, son muchos los jugadores que optan por no ir físicamente a los casinos. El miedo, la vergüenza y el “qué dirán” son factores que sin duda han exacerbado la proliferación de webs tipo Botemanía, donde cualquier usuario de la red puede disfrutar del Bingo online, el Blackjack online o la Ruleta online desde la tranquilidad de su casa, sin que nadie le juzgue ni piense que está enfermo o que tiene un problema. Allí  se gana o se pierde exactamente igual que en un casino real y también se pasa un rato realmente divertido, ya que además de jugar, tienes la posibilidad de interactuar en salas de chat con otros jugadores de todo el mundo sin necesidad de que ellos conozcan tu verdadera identidad ni tu la de ellos.

Entonces, ¿casino real o casino virtual? Yo soy más de ir físicamente allí, el ambiente, el olor de los tapetes, el sonido de las fichas, la plaga de chinos, etc., hacen que el casino físico sea otra historia, pero he de reconocer que, sin duda alguna, Botemanía y muchos otros casinos online han hecho que más gente pueda disfrutar del juego de manera sana y responsable, sin ser mal vistos, sin ser juzgados y sin perder ni un ápice de emoción y diversión. Al fin y al cabo, es como poder teletransportarte al casino más cercano, pero en bata y pantuflas; todo un lujo al alcance de cualquiera. Además, no siempre tenemos un casino cerca para pasar un buen rato, pero que me aspen si no puedes conectarte a Internet desde cualquier sitio y en cualquier momento.

De todas maneras la mejor experiencia es la propia así que regístrate en cualquiera de estos sitios, eso sí, uno que esté acreditado y te de garantía de que tus datos estarán a salvo. Echa unas cuantas partidas y saca tus propias conclusiones, ya verás que el juego en la red no es tan diferente de la experiencia real y además tiene su propio encanto.