Publicado en Raspberry Pi

Raspberry Pi. Paso 3: Instalar Kodi o XBMC

Introducción

Kodi no es más que el nuevo nombre que tiene lo que antes era XBMC, en resumen, un centro multimedia. Es una forma gráfica de organizar tus películas, series, fotos, música y en general cualquier contenido multimedia. Además incluye todo lo necesario para no tener problemas de codecs de vídeo o audio. Y por último, obtiene de Internet todos los datos, carátulas, portadas, pósters, trailers, etc. y te muestra cada contenido bien organizado, bonito y fácilmente accesible. Yo no conozco ningún otro software mejor que haga más. Por eso es el punto más importante del tutorial y lo que hace que aprovechemos realmente la Raspberry Pi.

La manera de instalar Kodi es por consola, y para acceder a la consola de la RasPi puedes hacer dos cosas:

  1. Encenderla y esperar a que te pida usuario y contraseña (necesitas un teclado USB)
  2. Acceder por IP mediante un cliente SSH (con la RPi encendida, claro)

Lo normal es hacerlo mediante el segundo método aprovechando que tenemos la RPi con IP fija como vimos en el Paso 2 de este tutorial, porque además es más cómodo y no necesitamos estar delante de la televisión. Como ya dije las formas más típicas son escribiendo en una consola de Linux:

ssh pi@192.168.1.10

Con Putty desde Windows, con JuiceSSH desde Android o con cualquier otro cliente SSH desde Mac o iOS. Obviamente siempre estando conectados al mismo router que la RPi. De momento, más adelante veremos como instalar, actualizar o modificar cosas de la Raspberry Pi desde una red externa mediante ddclient.

Instalar Kodi

Necesitamos agregar un repositorio externo porque en los oficiales no están todas las dependencias que necesitamos para que Kodi funcione perfectamente. Es muy fácil, vamos a editar el fichero de repositorios:

sudo nano /etc/apt/sources.list

Agregamos la siguiente línea al final:

deb http://archive.mene.za.net/raspbian wheezy contrib

Guardamos y cerramos el fichero con Ctrl+O y Ctrl+X. Ahora vamos a agregar las firmas que nos permitan acceder al nuevo repositorio:

sudo apt-key adv --keyserver keyserver.ubuntu.com --recv-key 5243CDED

Ya sólo nos queda actualizar la lista de paquetes que vamos a poder instalar desde los repositorios que tenemos configurados:

sudo apt-get update

Y por último, vamos a instalar Kodi:

sudo apt-get install kodi

Nos aparecerán un montón de paquetes que se van a instalar además de kodi, son las dependencias de las que hablábamos antes, así que decimos que sí, que lo instale todo, y esperamos a que termine.

Si por tu propia experiencia, porque te gusta más o porque te apetece, prefieres seguir utilizando la versión antigua de XBMC, la manera de instalarlo es exactamente la misma pero cambiando la palabra kodi por la palabra xbmc. Todo lo que viene ahora vale para ambos también sustituyendo una palabra por la otra.

Puesto que, como ya he dicho antes, Kodi va a ser el punto más importante de nuestra Raspberry Pi, vamos a hacer que se inicie automáticamente en cada arranque. Para ello debemos modificar el siguiente fichero:

sudo nano /etc/default/kodi

Y poner esto:

# Set this to 1 to enable startup
ENABLED=1

# The user to run Kodi as
USER=pi

# Adjust niceness of Kodi (decrease for higher priority)
NICE=-10

Donde ENABLED=1 indica que Kodi se iniciará al arrancar. USER=pi le dice que ejecute Kodi con nuestro usuario. NICE es la prioridad que tiene Kodi frente a otros programas, no es muy importante porque tampoco vamos a tener muchas cosas, así que como viene esta bien. Guardamos y cerramos el fichero con Ctrl+O y Ctrl+X.

Manejar Kodi

A partir de ahora cada vez que encendamos la Raspberry Pi, y tras un montón de comprobaciones en consola, se iniciará automáticamente Kodi que tendrá este aspecto:

kodi

Lo bueno es que puedes modificar absolutamente toda la interfaz así como la organización de todo. No es algo que quepa en este mismo tutorial así que ya haré otro al respecto, pero ya es algo muy personal de cada uno y bastante intuitivo de cambiar. Entra en Ajustes y toquetea.

Respecto a cómo moverte por Kodi hay 3 opciones:

  1. Teclado/ratón USB (los hay inalámbricos)
  2. App móvil: XBMC remote control o Yatse (entre otras)
  3. Mando a distancia de TV compatible con HDMI CEC

Sin lugar a dudas lo más cómodo es el mando a distancia, pero tu televisión debe ser compatible con HDMI CEC, prácticamente todas las SmartTV lo son, y muchas de las anteriores también. Si no, con el móvil conectado a la misma red que la Raspberry Pi puedes utilizar cualquiera de las apps que hacen de mando a distancia. La opción del teclado/ratón sin duda es la peor, sobre todo porque implica tener un aparato más en el salón.

Mañana iba a explicar como se instala Transmission para descargar torrents, pero mejor voy a contar como se monta un disco duro externo y las particularidades de los diferentes tipos que hay, así como cual sería el sistema de ficheros que deberíamos elegir.

Publicado en Raspberry Pi

Raspberry Pi. Paso 2: Primer arranque (raspi-config)

Doy por hecho que has seguido el Paso 1 de mi tutorial o que, en cualquier caso, tienes una tarjeta microSD con un Raspbian montado y que todavía no has arrancado la Raspberry Pi con ella. En tal caso, mete la tarjeta en la RasPi, conéctala a la televisión con un cable HDMI y a la red eléctrica con un cargador de móvil microUSB de al menos 1A, muy recomendable usarlo de 2A. Para este paso también es fundamental enchufar un teclado USB, ratón no hace falta.

Una vez todo conectado, cambia el input de la TV al puerto HDMI dónde hayas conectado la Raspberry Pi y verás que aparecerá una pantalla como esta (click para ampliar):

raspi-config

Es exactamente la misma pantalla que aparecerá en el futuro si alguna vez queremos reconfigurar algo y ejecutamos el comando:

sudo raspi-config

La manera de manejarse por esta pantalla es bastante intuitiva y sólo nos hacen falta las flechas (moverse entre opciones), el tabulador (ir a los botones de abajo), el intro (acceder) y la barra espaciadora (marcar opción). Hay pocas cosas importantes, pero vamos a repasarlas todas y voy comentando las que son fundamentales.

1 Expand Filesystem

Sirve para poder ocupar todo el espacio de la microSD. Como ya dije, el sistema operativo ocupa poco más de 3 GB, y ese es el espacio que podemos utilizar, obviamente si lo hemos metido en una tarjeta de 8 GB o más sería un desperdicio, así que con esta opción expandimos el sistema de ficheros para poder utilizar toda la capacidad de la tarjeta, y así instalar todo tipo de programas que necesitemos sin problemas. Es muy recomendable hacerlo.

2 Change User Password

El usuario por defecto es pi, con la contraseña raspberry. Si queremos cambiarla es aquí donde se hace y es altamente recomendable.

3 Enable Boot to Desktop/Scratch

No hace falta tocar nada. Por defecto la Raspberry Pi arranca en la típica consola negra con letras blancas, es recomendable dejarlo así, pero tienes otras 2 opciones más. Escritorio: inicia un escritorio de toda la vida con su menú de programas y demás (útil si vamos a usar la RPi como un ordenador normal). Scratch: es un entorno de programación que facilita el aprendizaje autónomo, una herramienta muy útil para crear juegos sencillos y aprender a programar sin conocimientos previos. No toques nada aquí porque luego cuando instalemos XBMC o Kodi (centro multimedia) querremos que se inicie al arrancar la RPi directamente.

4 Internationalisation Options

El sistema viene por defecto en inglés y con disposición americana de teclas. Si no dominas muy bien el idioma de Shakespeare y/o pretendes utilizar un teclado español, sería conveniente cambiar las opciones que cuelgan de este menú.

4.1 Change Locale

Para utilizar el español de España tendrás que elegir es_ES.UTF8

4.2 Change Timezone

Aquí elegiremos Europa y después Madrid.

4.3 Change Keyboard Layout

Elige el que se adapte al teclado que vayas a utilizar, pero en general seleccionando uno genérico en nuestro idioma debería ser suficiente. Además pregunta varias cosas de teclas especiales, si no sabes por donde van los tiros, déjalo por defecto.

5 Enable Camera

Por si no lo sabías, se puede conectar una cámara a la Raspberry Pi gracias al GPIO, como supongo que no es el caso, no tocar nada aquí.

6 Add to Rastrack

Esto agrega la posición GPS de nuestra Raspberry Pi a un mapa mundial que se puede consultar aquí: rastrack.co.uk. No sirve absolutamente para nada, simple curiosidad.

7 Overclock

Recomiendo no tocarlo. Como todo hardware que se precie, a la Raspberry Pi también se le puede hacer overclock, es decir, aumentar la velocidad de procesamiento. En principio no es necesario hacerlo para casi nada, más allá de querer que vaya un poco más fluido todo, pero yo no lo aconsejo, además hace que se caliente más la RPi e incluso llegar a romperse. Las antiguas iban a 700 MHz y la nueva Raspberry Pi 2 va a 900 MHz con cuatro cores. Más que suficiente.

8 Advanced Options

8.1 Overscan

Normalmente esto no hay que tocarlo. Si vas a conectar la RPi a un monitor o un televisor antiguo puede que veas unos bordes negros que no deberían estar, con esta opción se quitan. Habitualmente no hay que tocar esto porque además por HDMI no pasa.

8.2 Hostname

Es el nombre que tendrá tu Raspberry Pi a ojos del resto de la red. Tampoco hace falta cambiarlo.

8.3 Memory Split

Esto sí es importante. Es la cantidad de memoria que le damos a la GPU (a los gráficos). Las Raspberry Pi antiguas tenían 512 MB de RAM, la nueva RasPi 2 tiene 1 GB. En ambos casos es una memoria compartida entre el sistema y los gráficos. Por defecto a la GPU se le otorga 64 MB, lo que es muy poco para manejar películas, incluso aunque no estén en alta definición. Si el propósito de nuestra RPi va a ser la de centro multimedia (es decir, reproducir contenido HD e incluso 3D) deberíamos darle la mitad de la RAM que tengamos, 256 MB en las antiguas y 512 MB en la nueva. En cualquier caso, podemos jugar con este valor hasta encontrar el equilibrio perfecto entre rendimiento gráfico y rendimiento operativo (si le das mucha memoria a la GPU las películas se verán de lujo pero el XBMC o el Kodi podrían ir muy lentos o ni siquiera arrancar).

8.4 SSH

Es muy importante activarlo. SSH es el protocolo que vamos a utilizar para conectarnos a nuestra Raspberry Pi desde cualquier otro ordenador o desde nuestro smartphone para poder modificar, actualizar o instalar lo que queramos en ella sin necesidad ni de estar físicamente delante ni de tener conectado ningún teclado por USB a la misma.

8.5 SPI

Esto es un módulo que sirve para utilizar periféricos que no vamos a usar, no hace falta activarlo.

8.6 Audio

Por defecto viene configurado por HDMI, que es lo que queremos generalmente. Si resulta que vas a sacar el audio por el jack de 3.5mm elige esa opción.

8.7 Update

Actualiza raspi-config, la pantalla donde estamos, para tener las últimas opciones de configuración. Tampoco es especialmente necesario.

9 About raspi-config

Explica lo que es el raspi-config, típico “about”, pura información sin importancia.

Finish

Con el tabulador nos posicionamos sobre los botones de abajo y con los cursores nos movemos hasta “Finish”, al pulsar intro nos preguntará si queremos reiniciar, diremos que sí para que coja los cambios. Cuando arranque de nuevo, ya no saldrá la ventana de configuración sino que nos aparece la consola pidiendo usuario y contraseña, obviamente los ponemos.

Configurar tarjeta de red

Si queremos una experiencia total vamos a tener que conectar la Raspberry Pi a Internet. La mejor opción sin lugar a dudas es hacerlo mediante el puerto Ethernet, si no es posible, habría que adquirir una antena WiFi USB que sea compatible con la Raspberry Pi y configurarla, aquí dejo el listado oficial de compatibilidades:

http://elinux.org/RPi_USB_Wi-Fi_Adapters

Pero si tenemos la suerte de poder conectar directamente la RasPi al router por cable, todo es mucho más fácil, cómodo y eficiente. De hecho, sólo tendríamos que asignarle una IP interna fija. Si la conectamos por WiFi también habría que hacer este paso, pero antes habría que configurar el WiFi mediante wpa_supplicant (eso en otro tutorial específico). Configuremos la IP:

sudo nano /etc/network/interfaces

Olvida todo lo que ves y céntrate en la línea:

iface eth0 inet dhcp

Esa línea indica que la interfaz de red eth0 (ethernet) está configurada para obtener la IP por DHCP. Eso es un problema porque la IP puede cambiar y no queremos eso, queremos que sea fija así que sustituimos esa línea por todas estas:

auto eth0
iface eth0 inet static
address 192.168.1.10
netmask 255.255.255.0
gateway 192.168.1.1

Lo único que deberías cambiar es address, netmask y gateway en función de tu red. Lo habitual es que sea como la del ejemplo, así que en vez de 10 en address pon la que más te guste, siempre que no sea la 1, que es la del gateway (router) y netmask será esa casi seguro. Intenta que sea un número bajo para que no se solape con las IPs que da el DHCP que suelen ser más altas. Es decir, la IP de nuestra Raspberry Pi será: 192.168.1.10. Para salir y guardar los cambios pulsa Ctrl+X, Y, Intro.

A partir de ahora cada vez que reinicies la RPi obtendrá esa IP fija. Si quieres obtenerla ahora mismo sin reiniciar ejecuta:

sudo ifup eth0
sudo service networking restart

Fin

A partir de este momento tenemos la Raspberry Pi con la configuración mínima imprescindible para poder montar nuestro centro de entretenimiento multimedia en el salón. Desde este momento todo lo que instalemos, actualicemos o modifiquemos lo haremos desde un ordenador a través de la consola de Linux:

ssh pi@192.168.1.10

O desde algún cliente SSH si tenemos Windows o Mac. En Windows el más típico es Putty. También hay apps para iOS y Android que permiten conexiones SSH. Yo en Android utilizo JuiceSSH. Gracias a que tenemos una IP fija en nuestra Raspberry Pi podremos ponerla en nuestro cliente SSH y acceder a ella directamente sin problemas.

Mañana vamos a instalar Kodi (lo que antes era XBMC), la piedra angular de todo este proyecto. Es el centro multimedia que nos va a organizar las películas y las series, las va a reproducir y nos va a permitir un montón de filigranas que ya veremos más adelante.

Publicado en Raspberry Pi

Raspberry Pi. Paso 1: Instalar Raspbian

Introducción

Como para cualquier ordenador que se precie, lo primero debería ser elegir el sistema operativo que queremos utilizar. Ya sé que muchos os limitáis al Windows que viene por defecto en vuestros PCs pero aquí hay que elegir otra cosa, sobre todo porque la tarjeta microSD que compráis vendrá sin SO. Aunque bien es cierto que la nueva Raspberry Pi 2 es compatible con Windows 10, yo voy a explicar todo el proceso basándome en Raspbian: un Debian Linux adaptado a las capacidades de la RPi. Elijo este SO porque es el más versátil y el que nos permite instalar y modificar más cosas, además de poder convertirlo en casi cualquiera de los demás.

No quiero extenderme mucho en explicaciones previas, sólo decir que existe un modo de iniciarse en Raspberry Pi con NOOBS (instalador muy sencillo y básico), además de otros sistemas operativos como Snappy Ubuntu Core (todavía muy verde), RaspBMC (un SO más ligero centrado en XBMC), Openelec (más ligero todavía y sólo para utilizar XBMC), Pidora (Fedora adaptado a la RPi) o incluso Risc OS (sistema no basado en Linux) o RetroPie (un SO dedicado a la emulación de videoconsolas antiguas).

Descargar la imagen del sistema operativo

Esto es lo más fácil, entramos en la web de descargas oficial de Raspberry Pi, buscamos Raspbian y le damos a “Download ZIP”. A día de hoy la última versión es la Debian Wheezy del 31 de enero de 2015, aunque este tutorial sirve para cualquier versión.

http://www.raspberrypi.org/downloads/

Una vez descargado el ZIP, hay que descomprimirlo para obtener el fichero .img que hay dentro.

Instalar Raspbian en la tarjeta microSD

Como ya expliqué, la tarjeta debe ser al menos de 4 GB, de hecho el SO ocupará algo más de 3, así que mejor si es de 8 GB o más. A partir de aquí voy a explicar como se hace desde un PC con Linux, si tienes Windows puedes ver un tutorial aquí, y si tienes Mac aquí.

Antes de meter la tarjeta en el PC, que no hace falta que esté formateada porque este proceso lo hará, vamos a listar los dispositivos que tenemos conectados:

df -h

Después introducimos la tarjeta en el ordenador, bien mediante un lector de tarjetas o un adaptador USB y volvemos a hacer:

df -h

Habrá una línea nueva que empezará con la ruta del nuevo dispositivo, debería ser algo así:

/dev/sdc1

Variará en función de cada sistema, pero casi seguro que empezará por /dev/sd seguido por una letra y un número, en el ejemplo sería c1. Si por casualidad has introducido una trajeta SD particionada, aparecerán varias líneas nuevas pero todas con la misma raíz, algo tipo:

/dev/sdc1
/dev/sdc2

Ahora vamos a desmontar la unidad para poder modificarla:

umount /dev/sdc1

Si hay varias particiones de tu sdc, hay que desmontarlas todas.

Por fin vamos a copiar la imagen del sistema operativo en nuestra tarjeta microSD. El comando es el siguiente:

dd if=/ruta/descarga/zip/2015-01-31-wheezy-raspbian.img of=/dev/sdc bs=1M

Donde if es la ruta donde está el .img que descomprimimos del ZIP, of es el nombre del dispositivo que desmontamos antes (sin número de partición) y bs es el tamaño de los bloques a copiar. Este punto es importante. Normalmente con un tamaño de bloque de 4M sería suficiente, pero yo recomiendo que se copie en bloques de 1M para mayor seguridad. Eso sí, tarda muchísimo más, y lo peor de todo es que el comando dd no muestra absolutamente ninguna información del progreso de la copia, así que nos toca esperar a que termine sin ningún indicativo de nada, pero no desesperéis que acaba terminando en algún momento y nos muestra el resultado de lo copiado. Consejo: si no estás seguro si se ha quedado colgado el PC, mira la lucecita del lector de tarjetas, si parpadea es que está trabajando.

Fin

No hace falta hacer nada más en el PC. Sacamos la tarjeta, la metemos en la Raspberry Pi y debería arrancar sin ningún problema. Por cierto, reitero que lo ideal es alimentar la RPi con un típico cargador de móvil microUSB, a ser posible de 2A (aunque con 1A también funciona) y utilizar un cable HDMI para utilizar la TV como monitor. Cuantos más periféricos vayamos a conectar a la RPi, más alimentación necesitará, por eso recomiendo siempre el cargador de 2A.

Y todo este rollo para que al final sólo sea meter la tarjeta microSD en el PC, desmontarla y ejecutar el dd. No tiene más.

Mañana veremos qué hacer en el primer arranque y la configuración básica imprescindible para que todo esto tome forma.

Publicado en Raspberry Pi

Lo que necesitas saber de la Raspberry Pi

 

El señor Eben Upton, CEO fundador de Raspberry Pi, ha anunciado hoy mismo la mayor evolución que ha sufrido la RasPi desde su existencia: La Raspberry Pi 2, el salto de calidad definitivo para convertirse en el centro de entretenimiento de salón por excelencia. Cierto es que alberga muchísimos más ámbitos, como la domótica, pero aquí hablaremos de lo típico.

Con 1 GB de RAM DDR2 a 400 MHz, un procesador ARM Cortex-A7 Quad-Core a 900 MHz, ranura para microSD, 4 puertos USB y uno Ethernet, tenemos todas las armas necesarias para montar un servidor multimedia, un servidor de descargas e incluso nuestra propia nube privada o un emulador de consolas antiguas. Y todo ello por el módico precio de 35 dólares americanos.

Pero ¿qué necesitamos realmente? Esto no es plug&play ni mucho menos. Cuando compramos una Raspberry Pi estamos comprando una placa base, un hardware que por sí mismo no hace absolutamente nada, y además necesitamos algún hardware extra para hacer que sea el rey del salón.

Kit básico:

  1. Raspberry Pi
  2. Cable HDMI
  3. Cable alimentación (cargador de móvil, mejor si es de 2A)
  4. Tarjeta microSD (mínimo 4GB)
  5. Disco duro USB (para almacenar las películas, series, etc.)
  6. Cable de red Ethernet

Periféricos opcionales:

  1. Caja/carcasa (muy recomendable)
  2. Teclado/ratón USB
  3. Antena WiFi USB
  4. HUB USB (por si 4 no cumplen lo que pretendes montar)
  5. Mandos de juegos USB

Con los 6 primeros puntos puedes tener un centro multimedia para ver tus películas y series favoritas (XBMC o Kodi), un gestor de descargas directas y torrents (pyLoad y Transmission), un servidor de ficheros para compartirlos con toda tu red (samba), emuladores de juegos y videoconsolas antiguas (retropie) o incluso tu propio Dropbox (ownCloud), y todo ello accesible desde cualquier lugar del mundo (ddclient). Y las posibilidades son infinitas.

Pero básicamente, es un ordenador muy pequeñito y que consume muy poca energía, ideal para el salón y tenerlo encendido 24 horas descargando cosas o dando servicios web, de nube o ftp.

Mañana los pasos a seguir para instalar el sistema operativo en la tarjeta SD: imprescindible para el primer arranque un teclado USB cualquiera, no hace falta ratón, después no hará falta ni el teclado.