Publicado en Frikis

¿Casino real o virtual?

Los casinos existen desde mucho antes que Internet. Sí hijo, aunque no lo creas, había vida antes de Internet y la gente también se las arreglaba para divertirse a su manera. Al igual que en la actualidad, actividades de ocio como la lectura, la radio, la televisión, las apuestas y el hacían parte de la vida cotidiana de las personas, solamente su accesibilidad era menor y se llevaban, y aún hoy en día se llevan a cabo, por fuera del entorno digital de la red.

El Blackjack, la y el son, entre otros, juegos donde la incertidumbre del azar y la recompensa inmediata hacen que muchos quieran disfrutar de las emociones que allí se producen,  jugándolos de manera sana y pacífica. Por supuesto, siempre ha existido un grupo de personas que  ven los juegos de azar como una depravación o un vicio, sin embargo esto, como todo en la vida, será bueno o malo según el uso que cada uno le dé.

A pesar de esto, son muchos los jugadores que optan por no ir físicamente a los casinos. El miedo, la vergüenza y el “qué dirán” son factores que sin duda han exacerbado la proliferación de webs tipo Botemanía, donde cualquier usuario de la red puede disfrutar del Bingo online, el Blackjack online o la Ruleta online desde la tranquilidad de su casa, sin que nadie le juzgue ni piense que está enfermo o que tiene un problema. Allí  se gana o se pierde exactamente igual que en un casino real y también se pasa un rato realmente divertido, ya que además de jugar, tienes la posibilidad de interactuar en salas de chat con otros jugadores de todo el mundo sin necesidad de que ellos conozcan tu verdadera identidad ni tu la de ellos.

Entonces, ¿casino real o casino virtual? Yo soy más de ir físicamente allí, el ambiente, el olor de los tapetes, el sonido de las fichas, la plaga de chinos, etc., hacen que el casino físico sea otra historia, pero he de reconocer que, sin duda alguna, Botemanía y muchos otros casinos online han hecho que más gente pueda disfrutar del juego de manera sana y responsable, sin ser mal vistos, sin ser juzgados y sin perder ni un ápice de emoción y diversión. Al fin y al cabo, es como poder teletransportarte al casino más cercano, pero en bata y pantuflas; todo un lujo al alcance de cualquiera. Además, no siempre tenemos un casino cerca para pasar un buen rato, pero que me aspen si no puedes conectarte a Internet desde cualquier sitio y en cualquier momento.

De todas maneras la mejor experiencia es la propia así que regístrate en cualquiera de estos sitios, eso sí, uno que esté acreditado y te de garantía de que tus datos estarán a salvo. Echa unas cuantas partidas y saca tus propias conclusiones, ya verás que el juego en la red no es tan diferente de la experiencia real y además tiene su propio encanto.

Un comentario sobre “¿Casino real o virtual?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *