Publicado en Bitácora, Internet, Música

Los niños mimados de la tecnología

Esta historia resume lo malacostumbrados que nos hemos vuelto, de repente, a tenerlo y saberlo todo YA. Históricamente, en las reuniones de amigos (aka botellones), podríamos estar horas discutiendo sobre un tema sin poder resolverlo (y con alcohol menos). Sin embargo, hoy día, con el potencial tecnológico que tenemos en nuestras manos, esas discusiones no duran más de lo que tarda uno en buscarlo en Google con su smartphone.

Pero, aunque lo parezca, Google no es Dios (está por demostrar) y hay cosas que no puede responder. Un supuesto clásico es el de querer saber el nombre de una canción y sólo saber tararearla. Si en Google pones: “papapapa um papa um papa” probablemente no aparezca la canción que buscas (o sí, como extrañamente pasa en este caso). Sin embargo, hay otras soluciones al alcance de la mano como Shazam o SoundHound que te reconoce cualquier canción que suene por ahí o que tararees medio bien.

Y entonces es cuando llegamos a la situación que ha desencadenado todo esto. Partido de fútbol, amigotes con cerveza y pizzas en el sofá y alguien tararea la canción en cuestión. En ese momento digo: “estoy deseando tener esa canción en el móvil, ¿alguien sabe como se llama?”. Nadie lo sabía con certeza. Bob sale de la habitación, vuelve a los 30 segundos y ya está sonando en mi móvil. Como bien dijo el propio Bob: “estamos malacostumbrados por culpa de la ”. Y así es, antes de poseer toda esta parafernalia podíamos pasar horas, días dándole vueltas a la cabeza y preguntando a todo el mundo si conocían el título de una canción. Ahora no, ahora lo tenemos y lo sabemos todo YA. Somos los niños mimados de la .

Por cierto, la canción es esta, todo un clásico que ha vuelto por culpa del viaje a Albufeira, del que ya hablaré cuando tenga todas las fotos (o no). A disfrutarla:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *