Publicado en Humor

El chichi prodigioso

minifalda

Un vasco va en un tren sentado frente a una rubia estupenda, vestida con una minifalda muy corta. El hombre intenta no fijarse en sus preciosos muslos pero no es capaz de retirar su mirada. De tanto fisgonear se da cuenta que la chica va sin ropa interior.

La rubia se da cuenta de que él la mira justo ahí y le dice:

– Me estás mirando el chichi, ¿verdad?

– Sí, disculpa – responde sonrojado el vasco tras apartar la mirada.

– Está bien, no te preocupes – responde la mujer – ¿Sabes? Es muy hábil. Mira esto, voy a hacer que mi chichi te guiñe un ojo.

Dicho y hecho. El hombre ve asombrado cómo el chichi le echa un par de guiños. Totalmente alucinado, se pregunta qué otras cosas podrá hacer.

– También puedo hacer que te tire un beso.

La chica sube un poco más la para que él tenga una vista completa y despejada. Acto seguido, el chichi increíblemente contrae sus labios y le tira un beso con sonido incluido.

– Muac.

El vasco no podía creer semejante expresión de raro talento.

– Ven y siéntate a mi lado – sugiere la mujer ya entrada en calor.

El hombre, ni corto ni perezoso, se sienta a su lado. La rubia, con voz melosa, le pregunta:

– ¿Quieres meter dentro un par de dedos?

Paralizado de asombro el vasco responde:

– ¡¿No jodas que también silba?!

2 comentarios sobre “El chichi prodigioso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *