Publicado en Bitácora

Andar sin pisar las líneas

Andar sin pisar las líneas

El otro día al salir de un bar (typical spanish) me crucé con una señora que llevaba a su hijo de la mano. En general siempre suelo fijarme en los actos de los y este me recordó a mi más tierna infancia. Ya casi había olvidado por completo algo que me encanta hacer, de hecho, no paraba de hacerlo, y este crio lo reproducía a la perfección.

No sé si os habrá pasado a vosotros pero yo me esforzaba mucho en no pisar las líneas del suelo. Con tan corta edad los pies son pequeños y caben bien en las baldosas de la calle (ahora tengo un 45) así que me empeñaba en conseguirlo a toda costa, igual que lo intentaba el niño. No sé muy bien las razones por las cuales lo hacía pero al menos he visto que no soy el único raro.

Me arrancó una sonrisa verme reflejado y volver a la infancia por un instante.

2 comentarios sobre “Andar sin pisar las líneas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.